Una vista buenísima gracias a la corrección láser

¿No te gusta o no puedes llevar las gafas? Te ponen nervioso las lentillas? Aumenta el porcentaje de las personas con los defectos de la visión que por diversas razones no toleran las lentillas. Lo bueno para ellos es que se desarrolla la cirugía refractiva, la cual es una de las ramas de microcirugía ocular que permite eliminar parcial o totalmente los defectos de la visión. Con mayor frecuencia se corrigen los defectos de miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Las correcciones láser de la vista constituyen uno de los más frecuentes tratamientos realizados en la oftalmología. En el grupo de esos tratamientos se pueden distinguir tres técnicas de operación.

La PRK (keratectomy foto refractiva) se realiza con el uso de láser gracias al cual de manera precisa se daña el tejido de la córnea con la destrucción mínima de las estructuras que rodean el ojo. La luz del láser daña centralmente la superficie delantera de la córnea. El daño de la córnea modifica su curvatura, lo cual cambia también la vía del pase de la luz a través del ojo y el lugar de la caída de la imagen vista, que es en la retina. El método PRK posibilita corregir la miopía hasta 6D, el astigmatismo hasta 3D y una moderada hipermetropía.

El método LASEK (laser epithelial keratomilesius) es una variedad del PRK. El perfeccionamiento de la técnica de ese tratamiento consiste en sacar primero de la parte central del ojo el epitelio de la córnea. El epitelio se separa mediante una disolución alcohólica de 20 %. A continuación se hace una ablación láser de la córnea (al igual que en el PRK) y se vuelve a poner el epitelio de la córnea en el ojo.
El tratamiento mediante el método LASEK, en comparación con el PRK, supone un dolor menor después de la operación y un menor número de complicaciones al emplear técnicas similares de la corrección de defectos de la visión.

El método LASIK (laser in situ keratomileusis) actualmente es el más frecuente método de curar los defectos de la visión y es, sin duda alguna, un tratamiento más universal que el de LASEK y PRK. Es posible corregir la miopía hasta 12D, el astigmatismo hasta 5D e hipermetropía hasta 4D.
En el método LASIK, al igual que en el LASEK, se saca el epitelio de la córnea por el tiempo del tratamiento. El epitelio se lo quita mecánicamente mediante un dispositivo especial, así que se nivela el efecto químico del daño de la superficie del ojo. Entre las cualidades del método LASIK hay un mínimo sentimiento disconforme en el periodo después de la operación, una rápida rehabilitación óptica y un escaso número de complicaciones.

Entre las principales complicaciones después de la operación hay una sequedad del globo ocular, una inflamación de la córnea, un arrugamiento o una deformación del epitelio de la córnea sacado.

Existen contraindicaciones de realizar los arriba mencionados tratamientos:

  • glaucoma
  • catarata
  • enfermedades de la córnea
  • inexacto desprendimiento de lágrimas e insuficiencia de párpados
  • diabetes avanzado
  • embarazo y lactancia.

Piotr Kosik