La escleroterapia: un método para tratar las arañas y las várices.

Las arañas y los cambios vasculares a menudo consideramos un problema exclusivamente estético mientras que éstos demuestran que se trata de problemas con la circulación y pueden ser peligrosos para la salud. ¿Cómo luchar contra ellos? Una dieta adecuada y el consumo de suplementos no siempre es suficiente.
 
Se conocen los factores que influyen en surgir las llamadas arañas vasculares. Una sana forma de vida, dieta adecuada, renuncia al tabaco, reducción del peso y mucho ejercicio con toda la certeza permitirán disminuir el peligro de aparecer las telangiectasias. Es importante suministrar al organismo una cantidad adecuada de vitaminas, entre otras la vitamina A, C y E, y también los elementos que fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos tales como el selenio, el cobre y el cinc. Sin embargo, si las arañas ya están presentes, podemos deshacernos de ellas sólo mediante la escleroterapia.
 
La escleroterapia es el método más frecuente para tratar las telangiectasias, popularmente llamadas “arañas vasculares” y las várices. La escleroterapia consiste en introducicir en el vaso venoso insuficiente la sustancia esclerosante (irritante). Las sustancias que son irritantes para el epitelio iniciarán el proceso de fibrosis de la pared de la vena, lo cual lleva a que ésta se cierre. Una escleroterapia tradicional realizada con un líquido obliterado permite curar los vasos sanguíneos de pequeño diámetro.
 
El tratamiento de las várices en la mayoría de las veces se realiza miediante la escleroterapia con espuma. La sustancia esclerosante en froma de espuma permanece más tiempo en el vaso venoso, lo cual da una mayor eficacia al tratamiento. La inyección de la váriz se realiza bajo control de USG. La escleroterapia con espuma es también uno de los métodos recomendados que complementan el tratamiento después de la intervención quirúrgica de eliminar las várices.
 
El tratamiento apenas provoca el dolor a pesar de que se realiza sin anestesia y dura alrededor de 20 – 45 minutos, dependiendo de la extensión del tratamiento. A continuación se pone una cinta elástica o venda elástica por el tiempo de 5 – 10 días. Cabe recordar que después del tratamiento hay que andar durante unos 30 minutos. No se puede estar de pie sin moverse ni estar sentado.
 
Hay muy pocos casos de complicaciones. Principalmente se trata de necrosis de piel, los cambios en el color de la piel y aparición de trombosis puntual. No todos pueden ser calificados para el tratamiento. Las contraindicaciones para realizar la escleroterapia pueden ser: la terapia hormonal, el embarazo, la lactancia, la inflamación de la piel causada por bacterias y la trombosis venosa profunda.
 
Hay que subrayar que el riesgo de la recidiva y aparición de nuevos cambios vasculares es alto. Por tanto, existe la necesitad de que se repita el tratamiento incluso unas cuantas veces.
 
Piotr Kosik