Carillas guarantizan una sonrisa hermosa

Los estudios revelan que una sonrisa hermosa y dientes sanos deciden en el 47 % sobre la primera impresión. Si sueña con una sonrisa hermosa, vale la pena considerar la idea de carillas dentales.
 
Las carillas ayudan a corregir la apariencia de los dientes:
  • cambiar su color,
  • ajustar la forma o longitud,
  • reconstruir las piezas que faltan.
 
Las carillas son las chapas muy finas que se colocan en los dientes frontales. La puesta de algunos tipos de carillas (e.j. de porcelana) desgraciadamente requiere el hecho de bruñir el diente, de forma que el material puesto no cause desigualdad en el arco dental (a no ser que carilla no se ponga en el diente retroceso).
En el mercado hay también las llamadas carillas aditivas, con paredes finas en la lámina de platina y también las carillas GlamSmile (su nombre americano es Lumineers). Este tipo de carillas no requiere la necesidad de bruñir el diente, sino al pulido dental en algunos casos.
 
En el mercado son accesibles los siguientes tipos de carillas:
  • carillas acrílicas que se emplean como protección temporal el diente antes de poner la carilla pertinente
  • carillas de composite que son muy duraderas pero con frecuencia cambian de color
  • carillas de cerámica que son mucho más duraderas que las de composite (y más caras) , sin embargo, las primeras permiten lograr un aspecto natural del diente
  • carillas de porcelana, que son las más populares, muy duraderas i resistentes a los daños mecánicos. Las carillas de porcelana no cambian de color y son resistentes a la deposición de sarro dental y otras pacas dentales
  • carillas totalmente cerámicas que se componen de la capa de esmalte dental y de la dentina, al igual que al diente
 
Las carillas se ponen solamente en los dientes sanos, así que con mucha frecuencia el tratamiento mismo de poner las carillas ha de antecederse por el tratamiento odontológico. Desgraciadamente no todos pueden disfrutar de las carillas. Las contraindicaciones para poner las carillas son las enfermedades de las encías i periodontales (e.j. paradontosis), bruxismo, endodoncia (tratamientos de canales), fuertes cambios de color del diente, demasiado pequeña cantidad de esmalte, el daño del esmalte o muchos empastes.
A los pacientes que no deben poner las carillas, se le sugiere que se sometan a la puesta de las coronas dentales.