¿Será el ácido hialurónico un elixir de la juventud?

Las personas llevan siglos buscando un elixir de la juventud. Parece que últimamente ese nombre se lo merece el ácido hialurónico. Tiene tantos partidarios como contrarios. ¿Qué es y cómo funciona?

El ácido hialurónico es el más frecuente material relleno que se emplea en el mundo. Es una sustancia perteneciente a los glicosoaminoglicanos que aparecen en la piel de forma natural y en el tejido subcutáneo. Para las personas que no poseen tal conocimiento eso quiere decir que el ácido hialurónico es un polisacarido. Su rasgo característico es que tiene una absorbencia muy grande. Posee la capacidad de retener el agua por lo cual nuestra piel no se hace seca ni flácida. Otra de sus cualidades es que se opone al radical libre y se convierte en una barrera protectora contra los factores atmosféricos. Dichos rasgos le dieron una gran popularidad al ácido hialurónico en la medicina estética.

En la medicina estética se usa el ácido hialurónico de diversos volúmenes y masas moleculares, lo cual posibilita el empleo de un determinado material relleno practicamente en cada parte del cuerpo con un efecto estético muy bueno, sobre todo para rellenar las arrugas en las partes de la cara, alrededor de los labios, para aliviar las profundas arrugas entre la nariz y los labios, rellenar la glabela de la frente, aumentar el rojo labial, aumentar las mejillas.
También unos buenos efectos se ven en la ginecología estética por ejemplo a la hora de aumentar los labios mayores.

El ácido hialurónico se consigue de las crestas de los gallos o de los cultivos bacteriológicos. Hay que mencionar que esos preparados no contienen ningunos alérgenos avícolas y bacteriológicos, lo cual hace que son seguros y no provocan las alergias. Por tanto, no hace falta realizar pruebas de alergia antes de los tratamientos que se basan en el ácido hialurónico.

Antes del tratamiento el médico le informa a la paciente sobre las posibilidades de conseguir el efecto deseado por ella. Se realiza una entrevista sobre las enfermedades atravesadas y actuales y se sacan las fotos de las partes del cuerpo sometidas al tratamiento del relleno. Éste se puede hacer sin anestesia, aunque se suele hacer la anestesia local usando cremas anestésicas que se ponen 45-60 minutos antes del tratamiento. Se puede tambien emplear el bloqueo del nervio responsable por la inervación de la zona sometida al relleno.
El tratamiento mismo es muy sencillo y consiste en rellenar con unas inyecciones la determinada parte del cuerpo. La inyección del relleno dura de 15 a 45 minutos. Tras el tratamiento el efecto se mantiene de 4 a 12 meses dependiendo de la cantidad y el tipo del ácido hialurónico que se ha usado.

Una vez realizado el tratamiento hay que aplicar los preparados con la vitamina K y durante dos días después del tratamiento no se pueden tomar los medicamentos que influyen en la coagulación ej. el ácido acetilsalicílico (la aspirina). Hay que evitar la exposición a los rayos solares.

Entre las contraindicaciones para el tratamiento se halla el embarazo, la lactancia y también las infecciones de todo el organismo o infecciones de la piel sometida al relleno. ¡Recordad! El ácido hialurónico se absorbe rapidamente. Por desgracia sus efectos no son eternos. Si queréis garantizaros un efecto permanete, tenéis que repetir el tratamiento. Lo interesante es que el ácido hialurónico se utiliza no sólo en la dermatología.

Se lo emplea en el tratamiento de artrosis, en la ginecología después del corte del perineo o la cesárea para acelerar el tiempo de curar las heridas, en la oftalmología (ej. para curar queratoconjuntivitis seca) o en la urología. Es un medio seguro con eficacia clinícamente probada.

La juventud eterna está al alcance de tu mano.

 

Piotr Kosik